Blog

Notes on La Mariposa Mundial / Jon Beasley-Murray

Time-Travelling, Globe-Trotting: La mariposa mundial 23/24 (2016-2017) The latest issue of the Bolivian literary journal La mariposa mundial is dedicated to the theme “journal of journals.” Or rather, this issue is designed, at least in part, to be a journal of journals. As a double issue (bearing the numbers 23/24) it is already multiple, but that multiplicity is exponentially increased within […]

Una reseña / Virginia Ayllón

La publicación del N° 2 de La Mundialita, revista de Alasita de La Mariposa Mundial es un buen punto para reseñar esta revista que el 2019 llegará a sus 20 años de vida. Creada en 1999, toma su nombre de una chingana, retratada en el libro La Piedra Imán (1989) de Jaime Saenz: “No te […]

Breve nota sobre la mm / Wilmer Skepsis

La semana pasada estuvo de paso por Arequipa el director de la revista de literatura LA MARIPOSA MUNDIAL, la más importante de Bolivia. Rodolfo Ortiz es un tipo atravesado por el fuego de las letras, su pasión por Arturo Borda, Gamaliel Churata, Hilda Mundy, Jaime Sáenz y otros escritores bolivianos le ha llevado a crear un […]

Entrevista a Rodolfo Ortiz sobre Arturo Borda / Rubén Vargas

¿Qué relación tiene —o se puede especular que tiene— ‘Nonato Lyra’ con ‘El Loco’? ¿Es posible que sea uno de los cuadernos perdidos? En 1937 se produce un encuentro memorable que prefigura una posible relación entre Nonato Lyra y El Loco. Se trata de una carta que Borda escribe a Carlos Medinaceli a raíz de […]

La máquina de escribir de Guillermo Bedregal García

Esta fue la máquina de escribir Olympia Splendid 33 de Guillermo Bedregal García [1954-1974], fabricada en Alemania Oriental en los años 60. Con esta máquina escribió casi toda su obra, en la cual cuentan los libros La Palidez, Ciudad desde la altura y Empiezo a visitarme. Luego de su muerte su esposa Corina Barrero, en […]

Orígenes de la mm 1 [1999-2000]

Ser trabalenguado en lo oral, y en lo escrito otro tanto. ¿Acaso la vida entera no lo es? Con sus turbamultas y desquicios, con sus muertes y desamparos, sentimos, no obstante, que existe el rincón de una mesa. ¿Cómo se llega a una mesa, se la puebla, cómo al abandonarla no se la abandona, Quintin-Latour? […]